Superar el miedo al fracaso

Superar el miedo al fracaso

En el siguiente artículo encontrarás palabras que te motiven para superar el miedo al fracaso, que al igual que a mi, te ayudarán a dejar a un lado todos tus miedos o momentos de desánimo, para empujarte a hacer lo que realmente eres capaz de hacer.

Si al final del artículo todavía sigues necesitando otro pequeño empujón, he adjuntado un vídeo que seguro que termina de animarte a deshacerte de aquello que te está paralizando. 🙂

 

¿Qué es el miedo al fracaso?

 

El miedo al fracaso es el temor a no alcanzar nuestras metas, objetivos o sueños. Un sentimiento que es capaz de paralizarnos y desmotivar, que nos impide avanzar y disfrutar de lo positivo y sorprendente que puede llegar a ser vivir nuevas experiencias y probar caminos diferentes, aunque estos no nos lleven al objetivo deseado.

El problema de tener miedo al fracaso, es pensar que fracasar es algo malo y que hay que evitarlo a toda costa. Y esto es un gran error, ya que el fracaso simplemente nos está indicando que el camino que estábamos siguiendo no era el adecuado y tenemos que buscar otras opciones.

En la mayoría de ocasiones es necesario fracasar varias veces, para finalmente lograr tu objetivo o incluso, alcanzar mejores metas.

 

No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla. Thomas Edison

 

¿Cómo superar mis miedos?

 

El secreto para superar el miedo al fracaso es muy simple, ser optimista pero realista.

Actuar con optimismo nos permite ver el lado bueno de cualquier imprevisto, y nos aporta la valentía y empuje necesario para tomar riesgos.

Dejar a un lado y no escuchar todos los pensamientos negativos y pesimistas que hay dentro de ti es fundamental. Creer en ti y en tus posibilidades.

«Ni tu peor enemigo puede hacerte tanto daño como tus propios pensamientos.» – Buda

También puede ocurrir que este miedo surja de la opinión que creemos que los demás tienen sobre nosotros y nuestras acciones. Miedo a ser rechazado, infravalorado o juzgado sin más. Este tipo de preocupaciones son algo que con el tiempo las encuentras cada vez más absurdas e innecesarias.

Al contrario de lo que tendemos a pensar, la gente esta más interesada en vivir su propia vida que en estar pendiente de lo que te sucede o deja de suceder. En el caso de que alguien se alegre, critique, celebre o juzgue tus logros y fracasos, una vez hayan expresado estas opiniones y sentimientos, volverán a sus respectivas vidas sin tener mayor interés en el asunto.

La opinión de la gente es algo que no te debe afectar y mucho menos influir a la hora de tomar una decisión u otra.

 

Aceptar y aprender de los errores

 

Siéntete orgulloso de tus logros y fracasos, ya que en las dos situaciones fuiste capaz de luchar por lo que deseabas, con mejor o peor resultado, pero al menos tuviste el valor de intentarlo y esto ya es un logro.

Es importante entender que aunque los fracasos, malas experiencias, cambios o errores, pueden parecer algo abrumador, no son más que lecciones aprendidas.

 

Agradece cada momento y decisión tomada, en algunas ocasiones te habrán acercado al objetivo deseado y en otras alejado, en este último caso, de ti dependerá afrontarlo con una actitud resiliente o todo lo contrario.

Actitud resiliente: capacidad de sobreponerse a las adversidades, aprender y salir fortalecido de ellas. Transformar los fracasos en nuevas oportunidades.

No podemos cambiar el pasado, así que de poco sirve lamentarse y pensar en lo que hubiera pasado si se hubieran hecho las cosas de otra manera, una mejor opción es intentar aprender de los errores, para no volver a caer en ellos.

 

Sé audaz

 

La vida no es algo estático, es un cambio constante, una montaña rusa en la que un día estás arriba, otro dando vueltas sin control, otros cayendo en picado, y vuelta a empezar.

Hay que saber adaptarse a los cambios, ver el lado positivo de cada momento y así disfrutar del trayecto.

No seas tú quien se interponga en tu camino hacia lograr lo que deseas.

No hay excusas, seguro que eres capaz de encontrar la manera de hacerlo. El optimismo es la clave.

Sigue adelante, haz cualquier cosa por muy pequeña que sea, pero hazla. Deja a un lado lo que no te deje avanzar, atrévete a experimentar y persiste.

Sólo tenemos esta vida, ¿no crees que es una pena no aprovecharla al máximo por culpa de los miedos?

Me encantaría conocer tu opinión, puedes dejarla en los comentarios si te apetece.

 

Vídeo motivacional recomendado:

Etiquetas

5 comentarios

  • Muy buen post Natalia, solo que yo matizaría una cosilla.
    Con los años la mayoría (quiero pensar) de la gente crece y madura dejando atrás como bien dices esas preocupaciones de críticas, aceptación, juicios… y es capaz de conocerse con defectos y virtudes y aceptarse, lo cual es muy, muy importante, porque te evita sentimientos de inseguridad, de necesidad de poder, de envidia…y te permite disfrutar de tí y de los otros.
    Eres capaz de empatizar con sinceridad, de alegrarte de los logros ajenos y entristecerte con sus tropiezos de corazón.
    Desafortunadamente, hay una poca de gente, que escasita de madurez, o de aceptación y de bienestar consigo mismo, intentan consciente o inconscientemente desmerecer a los demás ( sintiendo en ello mayor igualdad y menos desventaja, como si se estuvieran librando una batalla) y no paran de dar la tabarra.
    Son muuuuuuy [email protected] y resistentes.
    En este punto puedes hacer dos cosas, entrar en el juego y validar tus logros atacándoles
    ( lo cual jamás recomendaría, porque hacer daño a otro nunca te debiera hacer sentir mejor) o ignorarlos.
    Pero ignorándolos de verdad, no callarte y no decir nada, pero estar rumiándolo dentro. Eso no, porque te mina.
    O explicas tu malestar con todo el respeto que seas capaz, o «pasaspalabra» y a regocijarte de tus actuaciones y objetivos cumplidos, o a rectificarlos.

    No hay más. Hay que hacer y deshacer como cuando eramos pequeños, que qué sencillo nos resultaba ponernos a intentar aprender todo, sin miedos, ni temores, y sin parar, una vez, dos veces, 3, 4 … ¿ o no?

    Megacomentario como siempre :*)
    Un besote.

    Por cierto especifica que es resiliencia, que no a todo el mundo le suena. 😉

  • Hola Natalia!
    Perfecto el post!
    Yo creo que el problema también viene en que se llega a pensar que cualquier otra decisión que se hubiese tomado nos habría llevado a un final mejor o más feliz. Como que, lo que no hiciste en su día hubiese sido una oportunidad perdida. Y eso, irremediablemente te lleva a una sensación de fracaso.
    Durante un tiempo pensé en ello y tuve la sensación de ser una fracasada. Toda mi vida, desde que tengo uso de razón, quise ser periodista. Y me veía como una fracasada por no haber logrado el objetivo final y haberme quedado a mitad de camino.
    Pronto aprendí que no hay un sólo camino para alcanzar los objetivos. Que la vida y el esfuerzo tiene sus recompensas y que el fracaso hubiese sido mirar hacia adelante como los burros sin tener en cuenta otras vías y caminos.
    Si hubiera luchado más en su día quizá, sólo quizá, estaría empuñando un micrófono. Pero todo lo que he hecho me ha traído hasta aquí y no puedo estar más contenta por el resultado.
    Tendemos a idealizar lo que no pudo ser. Ese es el error. Y hay que aprender a convivir con las decisiones o no decisiones que tomemos. Y sacar el lado positivo de todo para seguir aprendiendo. Así es como se disfruta de la vida personal y profesional.
    Un gran post compi. Enhorabuena!

  • Hola Marisol!

    Como siempre encantada de tener un megacomentario tuyo por aquí. : ) Sí que es cierto que hay gente de todo tipo, por lo que es muy importante lo que comentas de «ignorar de verdad», de nada sirve darle vueltas a las cosas, y todavía menos tener que justificarte por ello. Pero en el caso de tener que hacerlo, como bien dices, siempre con respeto y a otra cosa mariposa.

    He añadido la definición de «actitud resiliente» para los que les suene a chino la palabra resiliencia. 😉

    Muchas gracias por pasarte y comentar una vez más! Un abrazo!!

  • Hola Bea!

    Primero de todo, muchas gracias por comentar desde tu propia experiencia! Yo soy de las que piensa que todo pasa por alguna razón, que si no conseguiste lo que deseabas, es porque todavía no era el momento o porque aún tienes que descubrir ese otro «algo definitivo» que te apasione tanto o igual que lo anterior. Puede que sea un pensamiento demasiado optimista, y aunque siempre hay épocas mejores o peores, al menos a mi, pensar de esta manera más positiva, me sirve para no quedarme estancada en el pasado y probar nuevos caminos que me acerquen a lo que estoy buscando.

    Me alegro mucho que te haya parecido un buen post! 🙂 Un abrazo!!

  • […] Superar el miedo al fracaso, en el que he añadido un vídeo que te motivará a dejar a un lado todos tus miedos. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies